6 técnicas de home staging para vender tu casa

6 técnicas de home staging para vender tu casa

Living Homes , , 31 mayo 2022 0 Comentarios
home staging

El home staging es el arte de decorar una casa para venderla rápidamente y por más dinero en el mercado inmobiliario. Los home stagers preparan un escenario de forma que los posibles compradores imaginen cómo podrían vivir en una propiedad y convertirla en su hogar.

¿Cómo trabaja un home stager?

El profesional del home staging analizará el inmueble y planeará y ejecutará estrategias que llamen la atención sobre las mejores características de la casa.

El home staging se aplica de forma indistinta en vivienda de obra nueva, con mobiliario y decoración provisional para que resulte visualmente agradable; y en la de segunda mano, reorganizando elementos que ya tiene el vendedor de la casa, o con la incorporación de nuevos muebles, accesorios y obras de arte para que el inmueble atraiga a más compradores.

Los home stager también se deshacen del desorden y despersonalizan una casa, si en ese momento sigue en uso por los propietarios, para que los compradores potenciales que la visitan puedan verse viviendo allí en vez de como unos intrusos.

6 consejos de home staging de bajo costo para vender rápido y caro

El home staging, en realidad, guarda más relación con el escaparatismo que con el interiorismo, porque busca dotar a la propiedad de atractivo para un amplio abanico de compradores más que para un perfil determinado.

1. El exterior importa

El proceso de venta de un inmueble comienza desde el exterior. El paisajismo es un valor añadido en los chalets con jardín, pero no está al alcance de todos los bolsillos. Sin embargo, pequeñas medidas marcan una gran diferencia, como como tener el césped recién cortado, las hojas rastrilladas o la nieve retirada.

Un barrido minucioso del porche, la terraza y los caminos del jardín ofrecen sensación de orden y pulcritud. Una vez realizado el mantenimiento de la entrada, toca decidir si el exterior necesita algún retoque, como una mano de pintura, o renovar los puntos de luz del porche.

Otros pequeños detalles, poco costosos y que dejan una buena impresión, sería renovar elementos que pueden verse ajados por la acción del clima, como el felpudo de bienvenida, el buzón exterior, o la numeración de la casa.

2. Luz, espacio y aire fresco

Hay que evitar que los clientes entren en una casa que huele a cerrado o, si está aún habitada, a olores como los del tabaco o las mascotas. La medida recomendable consiste en mantener las ventanas abiertas durante unos 10 minutos para renovar el aire  del interior. Un complemento ideal es poner un ambientador suave, con olor neutro pero que aporte aroma fresco.  En este sentido, abusar de olor intenso o empalagoso, podría producir el efecto contrario y generar rechazo.

Del mismo modo, las habitaciones con poca luz tienden a verse pequeñas y lúgubres, sobre todo  durante el día, y es preferible que los aficionados a los ambientes recogidos abran las persianas y contraventanas.

Recuerda que vivir en una casa y prepararla para la venta son dos acciones diferentes. En estancias sin ventanas, puede resultar conveniente invertir en una lámpara de pie que haga rebotar la luz en el techo.

La pintura es mágica: con una mínima inversión puede transformarse el ambiente de una habitación. Un estilo decorativo anticuado, con muebles oscuros que absorben luz, puede dotarse de vida con una mano de pintura en un tono claro e incrementar la luminosidad.

Esta mejora low cost puede aplicarse, tanto a muebles, como a paredes. La claridad es esencial en la puesta en escena.

3. Orden y limpieza

Estrategia obligatoria tanto en la venta de obra nueva, como en los inmuebles de segunda mano. La limpieza debe ser más concienzuda que una limpieza normal, porque estás preparando un escaparate para la venta. En la lista de limpieza deben figurar, además de las zonas habituales:

  • Las ventanas limpias dejan entrar más luz y se ven más nuevas.

Una casa muy limpia da la impresión de que está bien cuidada y tranquiliza a los compradores, máxime a quienes acometen la adquisición de su primera vivienda. Contrata un servicio especializado si es necesario, porque merece la pena la inversión.

4. Flores frescas

El baño y la cocina son las dos habitaciones que suelen terminar de decantar las decisiones de compra de una vivienda.  Desde un ramo en un jarrón, hasta plantas con flores en macetas e incluso una simple margarita en un florero sobre una encimera, aportan sensación de viveza y relajación. Infórmate de las flores que duran más día y jamás uses imitaciones de plástico o tela.

5. música de fondo suave

La música ambiental a bajo volumen aporta dos beneficios principales: relaja a los clientes durante la visita y disimula los ruidos que puedan existir del tráfico y los vecinos.

6. Mantenimiento al día

Desde armarios que no cierran correctamente, hasta grifos que gotean o manijas de las puertas desajustadas, las pequeñas averías que puedan distraer a compradores potenciales. Si no eres un manitas, invierte en alguien que lo arregle.

Siguenos en Feedly