Las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda en España

Las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda en España

Living Homes , 15 agosto 2020 0 Comentarios
El sector inmobiliario español apunta a que las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda en España mantendrán su posición tras el COVID.

San Sebastián, Barcelona, Bilbao y Madrid las ciudades más caras para comprar o alquilar una vivienda.

San Sebastián, Bilbao, Madrid y Barcelona son las cuatro ciudades españolas más caras a la hora de alquilar o comprar una vivienda.

En el primer puesto nos encontramos con una de las ciudades más bonitas de España, San Sebastián. Es, sin duda, la ciudad más cara de toda España. Véase por su encanto colonial, su playa o por ser unas de las urbes donde el coste de vida es más elevado.

En San Sebastián, comprar un piso de unos 80 metros cuadrados nos cuesta alrededor de 339.400 euros, lo que eleva el precio del metro cuadrado a unos 4.200 euros, una cifra muy por encima del precio medio en el resto de España.

Por otro lado, en San Sebastián encontramos la calle más cara de toda España para comprar una vivienda. Se trata del paseo de Miraconcha, donde el metro cuadrado llega casi a los 10.000 euros, una cantidad muy por encima de otros barrios españoles de alto standing como el paseo de Gracia de Barcelona, el Distrito de Aravaca, o el conocidísimo Barrio de Salamanca en Madrid.

La segunda ciudad más cara de España para comprarse una vivienda es, Barcelona. Una vivienda de unos 80 metros cuadrados ronda un precio medio de unos 250.000 euros, casi el doble que la media nacional. En Barcelona se encuentra el Paseo de Gracia donde se estima que el coste del metro cuadrado ronda los 7.000 euros.

La tercera ciudad del ranking es Bilbao. En esta capital se paga, por el mismo tipo de vivienda que el resto de ciudades anteriormente mencionadas, alrededor de unos 240.000 euros.

Por último, en el cuarto puesto encontramos a Madrid, donde el precio medio por una vivienda de 80 metros cuadrados es de unos 220.000, un 60% más cara que el resto de la media nacional.

Cabe destacar que estas cuatro ciudades están situadas también como las más caras a la hora de obtener un alquiler. En el último año han subido los alquileres, ahora, el precio medio por arrendar una vivienda de 80 metros cuadrados está en torno a los 900 euros al mes. Lo que supone que vivir en cualquiera de estas cuatro ciudades es unos 200 ó 300 euros más caro que en el resto del territorio español.

En el lado opuesto encontramos las ciudades más económicas para adquirir una vivienda como son: Lleida, Teruel, Castellón o Ávila.

Donde el precio medio de una vivienda de 80 metros cuadrado no supera más de los 100.000 euros un 20% más bajo que la media nacional.

¿Cómo evolucionarán los precios de la vivienda tras el COVID-19?

Los acontecimientos de alcance global, tanto positivos, como desafortunados, influyen en la economía, y el COVID no es una excepción. En general, las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda mantendrán su posición. Los distintos informes sobre el sector inmobiliario español coinciden en que sufrirá ajustes de precios pronunciados a partir de septiembre de 2020, pero durante menos tiempo y de forma menos acusada que en 2008, y la recuperación será acelerada.

Como dato tranquilizador, la situación económica actual, aunque negativa, recae sobre un mercado inmobiliario que ha hecho los deberes. El actual ajuste de precios no guarda relación con la crisis de 2008: el mercado español no sufre los desequilibrios de ninguna burbuja, más bien al contrario, resulta bastante equilibrado, porque corrigió los desajustes existentes en la época de efervescencia artificial del mercado del ladrillo, y no se prevé la activación de ningún mecanismo de emergencia para regular los precios.

El XXXI Informe semestral sobre el mercado inmobiliario del Grupo Tecnocasa y la Universidad Pompeu Fabra estima que, en 2020, Madrid y Barcelona presentan los descensos de precios más acusados, con un 4,46% y un 7,21% respectivamente, y marcan el camino que seguirán el resto de grandes ciudades.

Según el análisis de CaixaBank Research, los precios de la vivienda experimentarán retrocesos contenidos durante el próximo cuatrienio, con mayor incidencia en la vivienda de segunda mano (más sensible a los ciclos económicos). Según la consultora inmobiliaria CBRE, la vivienda de segunda mano se abaratará entre el 6% y el 7% en 2020, sin embargo, la recuperación de precios será rápida.

El factor que determina el impacto en la demanda inmobiliaria es el nivel de renta de los hogares resultante de la crisis económica. El Servicio de Estudios de La Caixa estima que el precio de los inmuebles se ajustará entre un 6 y un 9% durante el segundo semestre de 2020 y casi todo 2021. A partir del segundo semestre de 2021, comienza una recuperación paulatina de precios hasta el rango de precios anteriores al COVID que culminará por completo en 2024.

Variación asimétrica de precios

Las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda experimentarán variaciones de precios según evolucione la demanda. Dentro de España, la reducción de precios será asimétrica, con grandes diferencias entre la vivienda de obra nueva y de segunda mano, o entre los mercados tradicionalmente estables y los de precios más tensionados. Entre dichos mercados tensionados destacan los inmuebles céntricos de las grandes ciudades o de zonas turísticas.

El auge del teletrabajo propicia cambios en las preferencias residenciales de las grandes ciudades. Ya no resulta tan prioritaria una vivienda céntrica, y la demanda de casa en grandes ciudades se trasladará, en parte, a zonas aledañas bien comunicadas con los lugares de trabajo. El informe de Tecnocasa y la Universidad Pompeu Fabra indica que, entre las nuevas preferencias de los compradores destacan inmuebles exteriores con terraza en su actual barrio de residencia.

El precio en zonas turísticas y segundas viviendas depende, en gran medida, de cuánto se recupere el flujo de visitantes extranjeros, porque representan a los principales clientes de este mercado. Los mercados residenciales de costa resultan más expuestos a la variación de precio por su dependencia de los movimientos internacionales de personas. Según el Consejo General del Notariado, los extranjeros realizaron el 18,7% de las compraventas en España.

El informe Vivienda en costa 2020 de la sociedad de Tasación Tinsa, a pesar de la severidad de la crisis, incide en una recuperación rápida de la demanda inmobiliaria del cliente extranjero debido al atractivo del mercado español, como los de precios menores en relación a las grandes ciudades europeas (para compras de vivienda como inversión), o las compras de inmuebles en zonas de costa como lugar de jubilación.

En conclusión: a pesar de la detención brusca de las operaciones inmobiliarias durante el estado de alarma, el mercado es estable, las ciudades más caras para alquilar o comprar una vivienda siguen siendo las mismas en 2020, y los precios de los inmuebles no se van a ajustar de forma abrupta.

Deja un comentario





Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat